VIAJE AL SUR DE INDIA (I)

El inicio de este viaje parte de la ciudad de Bombay, en noviembre, dos dias antes del Diwali, celebración del fin de año hindú. Compro el billete con antelación en la ventanilla especial para turistas en las taquillas junto al punto de información turística. Al otro lado de la estación de tren de Churchgate.

Al dia siguiente cojo el tren de las 10 de la noche en la estación de Dadar, en Bombay. Me ha costado muy barato, unas 280 rupias (5 €) , para ser un viaje de unas 14 horas -Lo que no sabía es que estaba comprando billete de 3a clase-.



Antes de la hora de dormir, en el tren todo el mundo permanece sentado, cenando y charlando hasta que llegan las 11, aproximadamente, y las plataformas que estan recostadas junto a la pared empiezan a subirse. Es entonces cuando los que tenemos llitera y queremos dormir nos subimos arriba. La noche se hace larga y esa noche es más fría de lo normal. La cucarachas empiezan a rondar continuamente por la pared  y no me dejan dormir tranquilo. Pienso en el resto de comida que tengo bien cerrado en una bolsa, que es lo que seguramente atrae a los insectos. En cada parada sube gente vendiendo; chai, una especie de te con especias, comida y periodicos. Despues de 14 horas llego a la ciudad de Hubli. –Es importante saber que en todas las estaciones hay una oficina donde se puede preguntar a los encargados a que hora sale un autocar para que te guien. Una vez dicho esto tendreis que esperar a que el conductor, siempre vestido de marrón, gritará el nombre de su destino–.  Una vez en la estación de autocares tengo que esperar, lo que parece una eternidad, un autocar hasta llegar a Hospet, el pueblo más cercano a mi destino, Hampi. Por fin llego casi al anochecer y despues de casi un dia de viaje llego a la que fué capital del  Imperio Vijayanagara, Hampi. La entrada del pueblo está vallada y antes de entrar te preguntaran donde vas, si no tienes un hotel, intentaran llevarte al que ellos tengan comision. Es importante, si no tienes claro donde dormir, que pidas que te dejen en la entrada y que tu entres por tu propio pie al pueblo. Hampi  alberga una gran cantidad de templos que te dejan asombrado no son solo por su conservacion y majestusiodad sino por su belleza. Solo en el centro encontramos más de 300 templos. Mucha gente hace el recorrido entre templos en moto o alquilando un ricksaw (taxi de 3 ruedas), aunque tambien es posible hacerlo caminando. Este lugar es uno de los más bellos de India y sin duda uno de esos lugares que deben ser vistos y sobretodo disfrutados. Yo recomiendo estar en este pueblo como minimo 2 dias.

Al ser un sitio muy turístico encontrareis todo tipo de personas que intentaran venderos cosas o pediros dinero, habitualmente de forma agradable. Algunos intentaran venderte postales, otros se disfrazan como Hanuman, el dios mono. Otros simplemente usaran la treta de llevar niños pequeños y personas con disminución con ellos para conseguir dinero.

El templo de Virupaksha, que esta dentro del mismo pueblo, es el más conocido y uno de los más interesantes de visitar. A la entrada, como en todos los templos hindues, tendreis que dejar vuestro calzado. Al entrar hay un elefante que por 1 rupia te bendice tocandote con la trompa.

En la entrada del recinto hay personas que querrán hacerte de guia y otros que se pondrán a explicarte la historia del pueblo aunque tu no se lo pidas. Al final, casi siempre y por desgracia, esa amabilidad no es gratis. Un chico, que dijo llamarse Kumar,  incluso me explicó la historia de que él tenia un bar, que preparaba unas bebidas a la que le ponían una especie de planta que tenía efectos parecidos a la marihuana y que a la gente de España les gustaba mucho. Por supuesto no le seguí la corriente y me fuí. Por suerte, casos como estos no fueron nada habituales durante mi viaje y no tengo quejas del trato en general de la gente con los turistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *